El título de Graduado o Graduada en Trabajo Social forma profesionales de la intervención social cuya función es ayudar a las personas a alcanzar el máximo de bienestar social y calidad de vida. Ello implica trabajar con individuos, familias, grupos, organizaciones y comunidades, para que las personas desarrollen sus potencialidades y combatan los factores de riesgo y dificultad que pueden afectar a su integridad e integración social.

En muchas ocasiones los sujetos de la atención se encuentran en situaciones problemáticas y de gran desventaja y vulnerabilidad, pero la trabajadora o trabajador social también trabaja con los ciudadanos en general. En la actualidad, esta actividad profesional se enmarca en los derechos reconocidos por la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico (empleo, salud, vivienda, educación, cultura, asistencia, etc.).

La calidad de esta formación reside en el desarrollo y adquisición de las competencias clave que necesita dominar esta figura profesional para desempeñar las funciones propias de su labor:

  • Trabaja para prevenir problemas sociales y para ayudar a las personas más desfavorecidas de nuestra sociedad o que están en situación de vulnerabilidad, fomentando el desarrollo de la calidad de vida y del bienestar social.

  • Detecta situaciones problemáticas o de riesgo de la población.

  • Conoce y aprovecha al máximo los recursos existentes para facilitárselos a las personas con necesidades y en la medida de lo posible, contribuir a solucionarlos.

  • Orienta a las personas con dificultades y a las entidades que trabajan con ellas.

  • Gestiona recursos, equipos y programas sociales.

  • Orienta e interviene con personas, familias y grupos intentando modificar las condiciones que perjudican o dificultan el normal desarrollo de las personas.

  • Dinamiza la participación ciudadana, garantizando sus derechos humanos y sociales.

  • Favorece la integración social de personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades.

  • Media para resolver conflictos y situaciones de riesgo familiares, vecinales y grupales.


Formulación de los objetivos y competencias de Trabajo Social

La formación de los trabadores sociales debe ser una formación integral que debe desarrollar objetivos disciplinares, competenciales y actitudinales que contribuyan a generar profesionales que no sólo sepan hacer, sino que también conozcan el medio en el que trabajan y sean capaces de analizarlo críticamente.

Para determinarlos, en primer lugar se ha definido la finalidad general de la titulación, entendida como el horizonte formativo que guía todo el proceso de formación de los futuros graduados. Sirve como referente para planificar el plan de formación de la titulación.

En segundo lugar se han formulado los objetivos generales del título, que se refieren a los fines que orientan los tres ejes de la estrategia formativa a través de la cual se garantizará que los graduados culminen su formación universitaria inicial con el suficiente grado de adquisición de las competencias profesionales necesarias para el ejercicio práctico del trabajo social. Dichos ejes son los conocimientos (saber), las destrezas y habilidades (saber hacer) y las actitudes (saber ser).

En tercer lugar, se ha procedido a la delimitación de las competencias profesionales. Para lograr el adecuado ejercicio de la profesión, el trabajador social debe estar capacitado para movilizar y aplicar las competencias necesarias que le permitan ejercer las funciones propias de la acción social, en sus diferentes contextos y ámbitos, conforme a los parámetros de calidad comúnmente exigidos. Estas competencias representan los objetivos terminales del perfil profesional que ha de adquirir el estudiante al final de su periodo formativo, puesto que tienen que ver con los requerimientos exigibles y exigidos para una actuación profesional responsable. Se han diferenciado tres tipos de competencias profesionales:

  • Competencias generales transversales del graduado universitario: identifican las competencias generales que desde las diferentes redes se han propugnado como deseables en un titulado universitario de manera inespecífica, es decir, independientemente de su campo de especialización y de la institución formativa.

  • Competencias generales nucleares del graduado del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle (Universidad Autónoma de Madrid): identifican el estilo y el ideario que transmite el carácter propio del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle a sus titulados, marcando un perfil particular dentro de la titulación; son las competencias definidas en el currículo de La Salle, con las mismas características de generalidad que las anteriores, pero con la particularidad de recoger la personalidad propia de la formación universitaria en La Salle.

  • Competencias específicas del trabajador social graduado en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle (Universidad Autónoma de Madrid): corresponden al ejercicio profesional del trabajo social, en cuanto requerimientos exigibles y exigidos para una actuación profesional responsable, de acuerdo con las funciones que esta profesión tiene habitualmente reconocidas dentro del espacio profesional y laboral, y tal como aparecen recogidas en los diferentes referentes arriba mencionados.

Enunciado de los objetivos y competencias de Trabajo Social