El sábado día 3 de junio tuvo lugar en La Salle Campus Madrid el solemne Acto de Graduación del Curso 2016-17. El acto Acto Graduación 2017-2018estuvo presidido por el Rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Sr. D. José Mª Sanz Martínez, Delegado del Rector UAM, Sr. D. Javier M. Valle López, Presidente y Vicepresidente del Campus, así como, los decanos de las facultades de Educación y Ciencias Sociales y Salud, decano de Posgrados y el Coordinador y Secretaria académica de La Salle.

Un campus abarrotado para acompañar, en este momento tan significativo, a todos los alumnos finalistas de los grados de Maestro de Infantil y Primaria, Educación Social, Trabajo Social, Fisioterapia, Terapia Ocupacional y Ciencias Religiosas y Catequéticas (Instituto San Pío X), que acaban su etapa universitaria. Recibieron especial mención los primeros 12 alumnos del grado en Fisioterapia, procedentes de distintas ciudades de Francia, que hace 4 años eligieron La Salle para su formación universitaria. Seguramente fue difícil la decisión y hayan pasado momentos complicados en estos años; el sábado vieron cumplido su objetivo con un éxito más que notable.

Ante la presencia de más de 1200 personas, Inés Casado Bravo, alumna del grado en Terapia Ocupacional realizó un emotivo discurso de despedida en representación de todos los alumnos finalistas. Inés felicitó a todos los egresados por haber logrado ser lo que un día decidieron ser, y también avisó de las dificultades para abrirse paso en el mundo laboral, por su juventud, inexperiencia, … Por ello, puso de ejemplo al escritor Stephen King quien, desde niño, comenzó a escribir y a «coleccionar» cartas de rechazo a sus obras. Al final, el éxito le llegó, alguien vio en él algo que nadie había visto antes. No hay que rendirse nunca, no hay que dejar de intentarlo nunca.

Cada vez que una promoción se gradúa el sentimiento es encontrado. Por un lado, el orgullo de ver en lo que se han convertido tras su paso por aquí, y por otro una cierta nostalgia al verlos dejar el Centro.

Tras cuatro años con nosotros, todos ellos han cumplido un sueño: estudiar para dedicarse a una profesión de servicio a los demás. A todos ellos les deseamos todo el éxito del mundo. Y les recordamos que ésta será, siempre, su casa. Todos compartirán en su labor profesional una condición identificativa importante: son, desde ahora mismo, antiguos alumnos La Salle.